Hidromasaje en el embarazo: beneficios y precauciones

Es bien sabido que el hidromasaje tiene una serie de efectos beneficiosos para el organismo debido a la acción combinada del agua en movimiento y una temperatura agradable similar a la del cuerpo humano.

Hoy en día, para disfrutar del bienestar que proporciona la hidroterapia, no es necesario acudir a un balneario o establecimiento termal, sino que basta con instalar una bañera de hidromasaje en casa, en el jardín o en la terraza, eligiendo entre los distintos modelos disponibles en el mercado.

Utilizar su mini hidromasaje personal tres o cuatro veces por semana es ciertamente recomendable para todos. Sin embargo, en situaciones concretas puede haber dudas sobre si el baño de hidromasaje durante el embarazo es beneficioso o si existe el riesgo de posibles contraindicaciones.

¿Es peligroso el baño de hidromasaje durante el embarazo?

La primera recomendación para las mujeres que atraviesan el período de embarazo, independientemente de la edad, es que busquen el consejo de su médico o ginecólogo con antelación, para saber si hay alguna precaución o contraindicación para la hidroterapia, pero también para aprovecharla al máximo.

También hay algunas formas sencillas de beneficiarse de la hidroterapia incluso durante este delicado periodo, obviamente después de recibir una opinión favorable de su médico y tras dejar pasar los tres primeros meses de embarazo, durante los cuales los riesgos son mayores y es necesario extremar las precauciones.

Precaución 01 | Temperatura moderada y tiempo de inmersión en el agua reducido

La primera precaución que hay que tomar durante el embarazo, no sólo para el hidromasaje sino también para el baño o la ducha, es mantener una temperatura tibia, preferiblemente en torno a los 32° C. Exagerar con el calor podría, de hecho, causar molestias y mareos debido a la caída de la presión y afectar a la microcirculación local, provocando una vasodilatación excesiva y la consiguiente formación de manchas debido a la rotura de los capilares, especialmente en las piernas.

Además, las sesiones de hidromasaje no deben durar más de diez minutos, o un cuarto de hora como máximo: es tiempo suficiente para disfrutar de los beneficios para la salud del baño de hidromasaje y sentir una agradable sensación de relajación, sin causar problemas al cuerpo.

Precaución 02 | Preste atención a la dirección y fuerza de los chorros

Durante el embarazo, es conveniente ajustar la intensidad de los chorros de hidromasaje al mínimo, para poder sentir un ligero movimiento del agua sin someterse a una fuerza excesiva. Si es posible, es aconsejable dirigir los chorros de manera que no golpeen el cuerpo directamente, sino que hagan que el agua se mueva a su alrededor.

Precaución 03 | Evitar el uso de aromas demasiado fuertes

Para los que disfrutan de la aromaterapia, unas gotas de su esencia favorita son ciertamente beneficiosas, pero no se exceda y sobre todo evite los aromas demasiado penetrantes y las esencias que puedan provocar alergias. Se recomiendan las sales termales naturales y los aromas en gotas, eligiendo un aroma fresco y relajante como el azahar o los cítricos.

Los beneficios del hidromasaje durante el embarazo

Si se utiliza con cuidado, siguiendo las precauciones necesarias y no más de dos o tres veces a la semana, el hidromasaje ofrece beneficios físicos y psicológicos y también es ideal durante el embarazo para preservar la salud de la piel, favorecer la circulación y combatir el fenómeno de la celulitis y la retención de líquidos. Además, el masaje que proporciona el movimiento del agua provoca una agradable sensación de vitalidad y bienestar y favorece la relajación, lo que también tiene un efecto positivo en el estado de ánimo. Por supuesto, se recomienda un seguimiento regular por parte de su ginecólogo, informando de cualquier problema o de la aparición de síntomas particulares.

¿Hidromasaje en casa o centro de bienestar?

La presencia de una bañera de hidromasaje en casa es ciertamente ventajosa, permite una mayor relajación y le permite gestionar su tiempo según sus preferencias. Si no tiene intención de invertir una cantidad considerable de dinero y realizar trabajos de fontanería y albañilería, una excelente solución la representa un jacuzzi hinchable, ligero, versátil y económico, apto para su instalación tanto en el interior como en el exterior. Sin embargo, para las mujeres embarazadas que deseen asistencia profesional, al menos durante este periodo, puede ser aconsejable acudir a un balneario o centro termal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.