La Naturopatía es la ciencia que estudia las propiedades y las aplicaciones de elementos naturales (vegetales, agua, sol, tierra y aire) con la finalidad de mantener y/o recuperar la salud.

La Naturopatía tiene sus comienzos con el inicio de las artes curativas, cuando el hombre primitivo empezó a utilizar los cuatro elementos de la naturaleza (tierra, aire, fuego y agua) en beneficio de su propia salud y de la salud de los que le rodeaban.

 El origen de la Naturopatía moderna se remonta al uso de métodos de curación natural en los siglos XVIII y XIX. Estos métodos incluían la hidroterapia, muy popular en Alemania en esa época, y la cura natural, desarrollada en Austria y basada en el uso de alimentos, aire, luz, agua y diferentes hierbas para el tratamiento de enfermedades.

El alemán Benedict Lust fue quien utilizó por vez primera el término Naturopatía cuando fundó en Nueva York, en 1902, The American School of Naturophaty. La escuela instruía en el uso de remedios naturales, buenos hábitos alimenticios y correcta higiene, como herramientas para mantener y/o mejorar la salud. Fue en este momento cuando destacaron por vez primera los principios de una dieta saludable.

Actualmente, la Naturopatía ofrece una gran variedad de técnicas naturales o terapias naturales entre las que podemos encontrar la Homeopatía, la Acupuntura, los suplementos vitamínicos y los minerales, la Medicina Tradicional China, Técnicas de relajación, plantas medicinales, etc.

Uno de los pilares principales de la Naturopatía es el de unidad orgánica que considera al cuerpo como un solo órgano y lo trata como tal, como una unidad, una visión conocida como holística. Otra de sus proposiciones es que no hay enfermedades, sino enfermos, es decir, hay personas más predispuestas a padecer enfermedades que otras por poseer un sistema inmunitario más frágil, unos hábitos de vida menos saludables, vivir en un ambiente más contaminado, alimentarse de forma poco natural, etc.

La Naturopatía nos enseña cómo seleccionar y cómo utilizar elementos inofensivos existentes en la naturaleza y también cómo conocer y descartar los elementos que son perjudiciales para la salud, así como a entender y acatar sus leyes para lograr el equilibrio apropiado, físico, mental y espiritual de nuestro cuerpo, durante el mayor tiempo posible de nuestra vida.
La labor principal del naturópata es activar el sistema y la fuerza de autocuración interna que cada persona posee. El naturópata no intenta combatir las enfermedades, sino que plantea hacer más naturales los medios y las formas de vida humanas. Su principal cometido es eliminar del organismo las sustancias nocivas y perjudiciales (toxinas, desechos, etc.) y contribuir a la aportación de sustancias útiles y saludables (vitaminas, minerales, nutrientes, etc.).